Justice & Peace

El COVID-19 ha sacudido al mundo entero con gran dolor y tristeza, creando un desastre masivo. Hoy todo el mundo está enredado bajo el poderoso control del coronavirus, e India no es una excepción a esta terrible situación. En este momento, nuestro país también está experimentando tremendamente la tormenta más terrible de esta crisis del coronavirus y luchando por salir de esta situación tan agotadora y estresante. En el proceso, se introdujo el distanciamiento social para prevenir la infección por coronavirus, y se impuso severamente a la gente el llamado "confinamiento", lo que ha creado un daño inmenso y un gran desastre en la vida de la gente común, especialmente en los migrantes, empleadas de hogar, recolectores de ropa usada, jornaleros y los trabajadores de la construcción.

Alimenta al hambriento

Espíritu de equipo y solidaridad durante el tiempo de la pandemia Covid-19.

Todo el mundo sufre ahora con el COVID-19. En Hungría, desde el 16 de marzo, el gobierno decidió parar todas las actividades: guarderías, colegios y universidades. Del mismo modo, la Conferencia Episcopal también decidió tomar medidas de acuerdo con las prohibiciones adoptadas por las autoridades; por ejemplo, celebrar las Eucaristías sin el pueblo (el sacerdote puede celebrar, pero de manera privada), etc.