Mi experiencia pastoral en el campo de refugiados de Dzaleka, Malawi

Justicia & Paz
Typography

Siendo alentado por el P. Andrews Obeng, SVD de la provincia de Ghana, mi entonces maestro de novicios, a asumir la dimensión JPIC de nuestra Congregación, y teniendo todas las oportunidades que brinda la provincia del Congo con respecto a esta dimensión, elegí tener mi experiencia pastoral en el campamento de refugiados de Dzaleka en Malawi. La pasión por la justicia, el deseo de paz y no violencia y la preocupación por la integridad de toda la creación me impulsaron a avanzar en mi elección a pesar del desánimo y la dificultad que puede presentar trabajar en un campo de refugiados.

El 12 de octubre de 2018, llegué al campo de refugiados de Dzaleka en Malawi, un país ubicado en África central. El campamento está ubicado en el distrito de Dowa, a unos 50 km de la ciudad capital de Lilongwe. Iba allí con la expectativa de ver gente viviendo en tiendas de campaña. Sorprendentemente, este no fue el caso; más bien vivían en pequeñas casas de barro. Al día siguiente, cuando llegué al campamento, fuimos directamente al campo para la "operación de limpieza"; una iniciativa tomada por el P. Jun Pérez, SVD, en encargado dela pastoral , para limpiar los alrededores del campamento con la colaboración de los refugiados y la oficina del proyecto de Saneamiento e Higiene del Agua (WASH), que es un departamento del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). Este fue el comienzo de una nueva vida.

Mi primera tarea en el campamento fue ayudar al encargado de la pastoral en sus esfuerzos. Lo ayudé en la celebración de la sagrada Eucaristía y la celebración de otros sacramentos como el bautismo, la confirmación y el santo matrimonio. También lo ayudé a traducir del francés y el lingala (idioma del RD Congo) al inglés las historias de los refugiados que acuden a la oficina de atención pastoral para recibir asesoramiento. De hecho, la mayoría de los refugiados provienen de países de habla francesa como la República Democrática del Congo, Ruanda, Burundi y algunos de Somalia, Sudán, Etiopía, Kenia, Zambia, Tanzania, Angola, Uganda, Zimbabwe y Eritrea. Realmente aprecio la apertura del P. Jun, SVD en materia de asesoramiento. Solía considerar mi punto de vista al aconsejar y dirigir a los refugiados necesitados a otros socios implementadores del ACNUR que operan en el campamento junto con el JRS.

Parte de las iniciativas que tomé en el campamento fue reunir a los jóvenes de la comunidad católica que no estaban organizados. Les ayudé a tener su propio comité y tener una planificación adecuada para las reuniones en las que puedan discutir sus problemas personales y comunitarios y encontrar medios para resolver los diferentes problemas que enfrentan. Esos fueron principalmente la violencia continua, los conflictos étnicos que aplican la " ley del talión", que es ojo por ojo y diente por diente, en lugar de buscar justicia en la sala adecuada de la ley. Intentamos encontrar soluciones a la luz del Evangelio. Doy gracias a Dios porque realmente estaban bien antes de que saliera del campamento.

Otro grupo vulnerable que me preocupaba son los niños, especialmente los de la comunidad católica cristiana de San Ignacio (hay tres comunidades católicas en el campamento). Uno puede ver fácilmente a estos niños abandonados a su propio destino sin orientación ni dirección y sin ninguna actividad en particular. Por lo tanto, traté de reunirlos con algunas películas y dibujos animados que muestran historias de la Santa Biblia y cualquier cosa que pueda entretenerlos con el mismo espíritu. Con la ayuda de los líderes de los grupos Kizito-Anuarite y Xavery, orientamos a algunos de los niños a estos grupos y creamos un nuevo grupo para aquellos que no estaban dispuestos a participar en los grupos mencionados anteriormente. Aprendí mucho de estos niños, ya que no se fijan en la tribu, sino que hacen cosas juntos inocentemente.

malawi 2

IZQD: Fr. Jun, SVD. DERCH: Marcellin, SVD at the Refugges camp in Malawi.

La mayor parte de mi tiempo en el campamento estaba consagrado a visitar casas donde descubrí la pobreza que están experimentando. Fue una oportunidad para conocer a los ancianos y los enfermos y brindar esperanza a quienes están desesperados. Este fue el momento más conmovedor para mí cuando vi a una anciana derramando lágrimas porque me vio inesperadamente en su casa. Realmente necesitan que la gente los atienda.

La integración de la creación nos impulsa a poner las manos en el suelo, limpiar la basura, mantener el ambiente sano y reducir el riesgo de algunas enfermedades. Lo hicimos durante un mes y aportamos cambios al medio ambiente en el campamento. También tuve que desempeñar el papel de trabajador pastoral cuando el P. Jun fue a Filipinas para sus vacaciones en casa. Fue un momento crítico ya que tuve que tomar decisiones sobre temas delicados para evitar conflictos. Fue durante el mismo período de tiempo que tuve la celebración de la Palabra en dos idiomas diferentes para los que no estaba preparado, a saber, Kinyarwanda (de Ruanda) y Swahili (de República Democrática del Congo).

En total, hubo otras dificultades relacionadas con la seguridad de los refugiados y de los trabajadores, el clima polvoriento y la mezcla de cultura presente en el campamento. Pero la gracia de Dios me ayudó a tener una experiencia maravillosa. Porque cuando miro los comentarios que recibí de las personas sobre los cambios que mi presencia les trajo, la alegría que experimenté y la vida que compartimos juntos, solo puedo sentir aprecio.

Por: Yawo K.K.D. Marcellin, SVD

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.